Charla con las Abuelas (II)

Charla con las Abuelas :: 2a parte

Por Olga Hueso.

 

Ayer estuve en Biocultura. Y es curioso. Parece que la vida en su sabiduría ya sabía que hoy estaría mandando la 2ª parte de la Charla con las Abuelas.

Primero estuve en la conferencia de un Mamo arhuaco, Calixto. Un líder espiritual de Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, que dicen es el corazón del mundo.

Nos dijo que al llegar a España lo primero que pidió fue ir a visitar una Residencia de 3ª edad, porque en su cultura esos lugares no existen. Que no se lo podía creer, que tenía que verlo con sus propios ojos y sentirlo en su propio corazón para confirmar sus sospechas.

Sí, existen.

Una prueba irrefutable del lugar que damos a nuestros abuelas y nuestros abuelos: un lugar invisible.

Calixto nos dijo: “Yo crecí al lado de los ancianos y las ancianas de mi pueblo. Eso es lo mejor que me pasó en la infancia: aprendí a escuchar. Aprendí a escucharles” – y prosiguió – “todos los días dicen algo diferente, los abuelos, las abuelas. No lo dicen todo de una vez sino que sus lecciones son como miguitas, van por capítulos, si aprendes a escucharles te das cuenta de que cada día dicen algo diferente”.

Me emocioné sabiendo que la entrega de la Charla con las Abuelas de Tierra de Lunas se entrega “por fascículos”.

Después: “Los ancianos y ancianas en esta sociedad se quejan porque nadie los escucha. Os reclaman para hacer fluir la energía. Su sabiduría es de todos y necesitan entregarla para respetar el ciclo natural de la vida. Haced una prueba, ya veréis. A una residencia, llevad a dos o tres niños por abuelito o abuelita, llevadles a que les escuchen. Y comprobaréis muy pronto cómo los niños se transforman. Y viceversa… Y viceversa”.

Emocionada. Saboreando cada palabra de Calixto, me acerqué a un stand de libros.

El primer libro que tomé *causalmente* tenía la foto de las “13 Abuelas” en la portada. Agradecida, sentí cómo gruesas lágrimas comenzaban a rodar por mis mejillas. “Aquí estoy… abuelitas, os escucho”.

Empecé a leer: “Cuando tenía nueve años, Rita Bulmenstein, una nativa de la etnia yupik de Alaska, empezó a tener visiones y a hacer profecías. Por ese entonces, un buen día su abuela la llevó consigo y le entregó 13 piedras y 13 plumas de águila. Y le dijo que un día se las pasaría a un Consejo de Abuelas. Más de medio siglo más tarde, en el 2004, Rita se halló en un círculo formado por 13 abuelas llegadas de los cinco continentes. […] A Rita se le llenaron los ojos de lágrimas cuando dio la bienvenida por primera vez a sus compañeras abuelas y le dio a cada una la piedra especial y la pluma de águila. […] Y es que el regreso de las abuelas estaba predicho, desde hacía centenares de años, en muchas tradiciones indígenas. […]

Sabían que las Abuelas del Mundo de los Espíritus las estaban llamando a actuar. Sabían que el mundo estaba siendo preparado para el espíritu de lo femenino […] Desde esa primera reunión se han convertido, como ellas mismas dicen, en “una oración en acción”.

Pensé que si las 13 Abuelas fueron convocadas por las Abuelas del Mundo de los Espíritus, tal vez nosotras hoy somos convocadas por las 13 Abuelas.

Y entonces me asaltaron un montón de preguntas… ¿Sabremos escucharlas…? ¿Sabremos darlas el lugar no sólo visible sino de honor que se merecen? ¿Sabremos ver sabiduría y valor no sólo en las 13 abuelas sino también en nuestras propias abuelas…? ¿Sabremos respetar el ciclo natural abriéndonos al conocimiento antiguo? ¿Sabremos hacer espacio en nuestra vida para la Memoria?

Es importante y es necesario que aprendamos a escuchar.

Porque nuestras abuelas y nuestros abuelos no pueden irse en paz si no entregan su legado: su experiencia de vida, su sabiduría, su bendición, su voz.

Ya en casa, en el diario, escribí:

“Recuerda…

Comunicar también es saber dar la palabra.

Comunicar también es escuchar con todo el corazón.

Ábrete a heredar la memoria de la familia humana.

Sólo podrás agradecer lo que Es y construir con confianza lo que Será si has recibido los regalos de lo que Fue”.

~

Declaración Fundacional del Consejo de las 13 abuelas:

“Somos 13 abuelas indígenas. Venimos de las cuatro direcciones de la tierra […]

“Desde la selva amazónica, del Círculo Polar Ártico, de los grandes bosques del noroeste de América, de las grandes llanuras de América del Norte, de las tierras altas de Centroamérica, de las Black Hills de Dakota del Sur, de las montañas de Oaxaca, del desierto del sudoeste americano, de las montañas del Tíbet, de Nepal y de la selva tropical del África Central.

“Somos el “Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas”. Nos hemos unido como una sola mujer en una alianza de oración, educación y sanación para la Madre Tierra. Trabajamos por todos sus habitantes y por todos los niños de las siete generaciones venideras.

“Creemos que nuestras maneras pacíficas de gestión y modos ancestrales de oración y sanación son vitalmente necesarios hoy. Nos hemos unido para nutrir, educar y enseñar a nuestros niños. Venimos a defender la práctica de nuestras ceremonias y afirmar públicamente nuestro derecho a usar nuestras plantas medicinales libres de restricción legal. Nos hemos unido para proteger las tierras donde nuestras gentes viven y de la que dependen nuestras culturas y para salvaguardar la herencia colectiva de las medicinas tradicionales. En resumen, para defender la Tierra misma. Creemos que las enseñanzas de nuestros ancestros iluminarán nuestro camino por este futuro incierto.

“Nos unimos con todos aquellos que honran al Espíritu, con todos aquellos que trabajan y rezan por nuestros niños, por la paz del mundo y por la sanación de la nuestra Madre Tierra.

“Por todas nuestras relaciones.

¡Ahó!

Escuchar a las Abuelas es indispensable para alumbrar un mundo nuevo.

~

Aquí te dejamos la segunda parte de la Charla con las Abuelas de TdL 2018:

Si te perdiste la primera parte, puedes verla aquí.

  • El libro es “Chamanes: Las Voces del Espíritu”, de Jaime Alba.
  • El nombre del Mamo es Calixto Suárez. Como curiosidad, los fondos que recaude en Europa gracias a ceremonias, terapias y venta de artesanía, irán destinados a comprar una tierra con energía femenina para que las mujeres de su pueblo puedan realizar rituales y ofrendas.

~

Si sientes que el contenido puede ser de valor para otras mujeres,

te invitamos a darle like, comentarlo y compartirlo para que la corriente de inspiración siga circulando por la red ♡

¿Con ganas de recibir más inspiración? 

Si aún no estás suscrita, te está esperando tu regalo de bienvenida: cuatro talleres online para seguir recorriendo juntas el Camino del Despertar Femenino. Toda la info de la suscripción aquí .

 

Nombre
Email

He leído la Privacy Policy y acepto darme de alta en la Comunidad TdL. 




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »